martes, 28 de abril de 2015

Elegancia, look Md´M y Gloss

La publicación de hoy se escapa de lo habitual con motivo de resolver algunas dudas que nos invaden en aspectos de la moda, de la sociedad y de nuestras vidas... el tema? la elegancia.



La más buscada para los eventos más relevantes, la elegancia desde los comienzos de la historia, ha sido la base del comportamiento y el saber vestir de imperios, reinados y nobleza. Pero... ¿sabemos a qué nos referimos con elegancia? La vemos, la reconocemos, pero darle significado a la palabra "elegancia" se vuelve complicado...

Por ello que hoy, aprovechando el diseño y el look que protagoniza el post, podemos hacer un breve repaso sobre este sinuoso tema tan complejo como es "la elegancia". Este vestido, que hoy os muestro me pareció el ejemplo perfecto para ilustrar la idea de elegancia, y continuación veréis porqué...

La elegancia, ¿se adquiere o viene con nosotros desde siempre? la elegancia, a mi parecer es algo natural, espontáneo... que reside no solo en cada uno de nuestros modelos y looks, sino además en la forma de ser, de estar, de sentir, de actuar... la elegancia puede cobrar gran protagonismo en nuestra vida a pesar de que un día elijamos llevar deportivas al trabajo, por ejemplo.








Se presenta un evento... queremos mostrar elegancia... ¿buscamos el diseño más resultante o atrevido? ¿nos llenamos de joyas y complementos? ¿tratamos de mostrar comportamientos de los cuales ni conocemos el significado? No... la elegancia no es eso...

es sencillez, delicadeza, "el clavo que sobresale entre el resto de clavos", sin pretenderlo, sin buscarlo... ahí, justo ahí tenemos un claro ejemplo de elegancia, ser capaces de captar la atención del entorno sin necesidad de llamar la atención, metáfora un tanto complicada pero considero que así es como mejor se define...





En este look, el vestido que hoy vemos, de la marca Md´M, queda reflejada la idea. Pasa desapercibido? Imposible... el tejido, el diseño, el estampado de la tela... amor a primera vista, es perfecto. ¿Sería adecuado para un cóctel? Sí, lo sería, ¿y para un evento formal? Sí, lo sería... porque no llama la atención, no es extravagante ni vulgar, es belleza absoluta sin más.






PD: Esta publicación va dedicada con cariño a mi fotógrafo, quien consiguió hacerme reflexionar sobre el tema... gracias por inspirarme...

Con todo el cariño del mundo y para todos vosotros
Carla Méndez

No hay comentarios:

Publicar un comentario